2.6.15

Membrillos en Almíbar de Mascabo




Crecer en una ciudad chica, en una cuadra donde había muchos niños y sobre calle de tierra tiene múltiples beneficios. 
Podíamos jugar en la calle sin problemas porque no pasaba casi nunca un auto, y a la tarde después de la escuela o los fines de semana, el frente de mi casa se transformaba en una cancha para jugar a la matanza, o armábamos los agujeritos para el hoyo pelota al lado de algún arbol.
Nos divertíamos mucho, éramos niños y no importaba nada más.

En la esquina de nuestra casa vivía vive una familia con cuatro hijos, los Gómez. Nosotros nos juntábamos con los dos más chicos porque los otros eran un poco más grandes y ya no se enganchaban en los juegos.

Los Gómez tenían un árbol que me llamaba mucho la atención cada vez que iba. Un árbol de “peras raras”.

El universo frutero en mis primeros años de vida circuló entre higuera y parrales, así que todo lo demás no crecía en arboles, si no que se compraba. Por eso, que nuestros vecinos tengan un árbol de alguna fruta llamaba mucho mi atención.


Una tarde había ido a la casa de los Gómez y tome la merienda con su hija. Después salimos al patio y caminé directamente a ese árbol que daba “peras raras”. Agarré una y le hinqué el diente. Bueno, que decir, no eran peras. 

Esta fallida primera aproximación al membrillo me alejó completamente de cocinarlo. 

Siempre AMÉ todo lo que tenga membrillos, pero nunca en mi vida entera los había comprado. Jamás me interesó prepararlos. 

Decidí amigarme con la fruta cuando hace unos días fui a mi verdulería amiga y vi que tenía unos hermosos. Compre 4.
Ahí estuvieron una semana en la frutera, perfumando la cocina y cuando vi que o los cocinaba o morían. Entonces hice lo más fácil que se me ocurrió. Membrillos en almíbar.

Ya sé, hay miles de recetas iguales. Pero ésta la probé con mascabo, no con azúcar común. Quedaron increíbles. Definitivamente estoy fanatizada con esta azúcar y con el resultado al cocinar con ella. No solo endulza, si no que agrega un dejo de especias riquísimo.

Te paso ésta receta que es muy fácil, con pocos ingredientes y deliciosa para comer solos o con queso (mi preferido).


Ingredientes

  • 4 membrillos medianos
  • 200 gr. de mascabo
  • 200 cc. de agua
  • ½ limón

Pelar los membrillos, quitarles los centros y cortarlos en cuartos.
Pasarle jugo de limón enseguida porque oxidan muy rápido.
Hacer un almíbar con el mascabo y el agua en una cacerola.
Agregar los membrillos al almíbar y cocinar por media hora aproximadamente revolviendo de vez en cuando.
Los membrillos deben quedar tiernos pero que no se desarmen.


Preparados con mascabo los membrillos queden marroncitos en vez de rojos como se ven en la mayoría de las fotos, pero es solo un detalle porque de sabor pfff, riquísimos.
Si los preparas con azúcar común pone 150 gr. en vez de 200 porque endulza más que el mascabo.
Estos membrillos están buenísimos para envasar, pero si no, duran una semana en la heladera perfectos.

Si los preparas contame que te parecieron!!

Un abrazo fuerte!






8 comentarios

  1. Solo pensar en morder un membrillo crudo me paraliza la lengua...Pero me tienta tu receta, probaré si encuentro unas peras raras como la gente jajajaa!!! Esa tela que está debajo es ideal para punto cruz, me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Horrendo el membrillo crudo Nene!!
      Te darás cuenta que lo mío no es el punto cruz y entonces uso la tela Aida como mantelito jeje

      Eliminar
  2. Yo también amo el azúcar mascabo! De a cucharadas la puedo comer! La primera vez que hice dulce de membrillo me costó horrores pelarlos y además salió sin mucho color y un gusto que no justificaba tanto trabajo... años pasaron y sigo sin volver a usarlos frescos! Pero fotos como éstas me tientan mucho, mucho Maru!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii te re entiendo Pau, pelarlos es un garrón.
      Yo te digo que para mi valió la pena. El sabor es delicioso.
      Igual no es algo para preparar todos los días! Pero cada tanto un postrecito así vale.

      Eliminar
  3. Que rico! Yo vengo a revindicar a los pobres membrillos crudos, me pasé mi infancia-adolescencia comiéndolos así como los cosechábamos del árbol de mis abuelos. Cuestión que los pelábamos y cortábamos en trocitos y nos sentábamos con mi mamá a comerlos mientras mirábamos tv (con un vaso ENORME de agua al lado, porque si no muerte asegurada). =) Y es cierto, el azúcar de mascabo le da el toque "secreto" a cualquier preparación, me estoy haciendo muy fan de ella también. Un beso Maru! Ro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Romi quiero que sepas que cada día te respeto más jajajaja... Tremendo lo de los membrillos crudos!!!
      Si vos decís que se puede te creo, habrá que probar nomas!

      Eliminar
  4. nunca hice nada con membrillos asi!! que rico! y tampoco probé el azucar mascabo... quizas haga 2x1 e intente esta! ja Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero probalos, son muy ricos!!
      Y con respecto al mascabo es un camino de ida!! (Un secretito: cuanto más oscura mejor)

      Eliminar

© Pasquín SistólicoMaira Gall